¿Qué tiene que pasar para que un idioma desaparezca?

El frisón es el segundo idioma nacional de los Países Bajos. Pero una serie de decisiones lo han puesto en peligro de extinción y se habla de “eutanasia lingüistica”.