Sexo: «Niños y niñas pornográficos/as» por Ivana Cabrera

sexo

"Niños y niñas pornográficos/as"

Por Ivana Cabrera

¡Sí padres, yo diría que todos y todas los púberes y jóvenes miran porno! y la mejor manera de protegerlos es quitarse la venda de los ojos.

 

 

Algunos estudios nos relatan que con 8 años y en algunos países hasta un poco antes, con 6 años y siendo en gran mayoría a los 16 años de edad quienes no solamente consumen, sino que ya copian este modelo pornográfico, un modelo que sigue siendo falocéntrico y coitocentrisra, mecanizado y con dosis de violencia.

Todos y todas las chicas ya a temprana edad tienen al alcance un móvil y no tardarán nada en toparse con imágenes sexuales y con este pornoviolento.

Las chicas ya con 16 años se relacionan con chicos que desean cumplir lo que el porno les enseña, ellas muy felices de complacerlos sin darse cuenta de que se convierten en cuerpo para el otro, objetos de deseos y depósito de semen y aunque fuerte parezca es la realidad que tenemos. Aunque no podemos dejar de preocuparnos por las conductas adictivas que estás chicas podrían tener por consumir porno a temprana edad.

 

En algunas redes sociales, hay pornografía gratuita al alcance de todos, violencia, pedofilia… Y en la inmensa mayoría de ellas de forma indirecta a través de links que te dirigen a páginas explícitas de esos contenidos e, incluso, de prostitución. Eso parece es lo normal.

 

» Es una generación de niños y niñas pornográficas «

 

Nos dice en uno de sus artículos el Sexólogo José Luis García y también dice así: «El grado de adicción a los dispositivos inteligentes que permiten el acceso a la red, es ya preocupante tanto en menores, jóvenes como en adultos. También el juego on line, las compras compulsivas, la exposición a las películas sexuales, el acoso sexual o el sexting, por citar hechos destacados, han requerido el interés de los estudiosos y de los profesionales de la salud.

…Consiguientemente, este consumo, a pesar de ser gratis, no es de balde, tiene consecuencias y algunas de ellas muy graves. Diferentes estudios científicos sugieren efectos tales como: adicción, hipersexualidad, alteraciones cerebrales, disfunciones sexuales, problemas de pareja, trastornos de la conducta, alteraciones de la sociabilidad, consumo de prostitución, riesgos reproductivos y de infecciones entre otros. Tenemos que subrayar el aprendizaje de un modelo de relaciones sexuales agresivo, y un modelo de hombre y de mujer inaceptable desde todo punto de vista, cuando nos referimos al de carácter pornoviolento.

Por otra parte, los modelos de relaciones sexuales que nos ofrece el porno violento, basados en el dominio del hombre y el sometimiento de la mujer, trastoca de una manera significativa una construcción saludable de la sexualidad de nuestros menores y jóvenes, que acceden a esas imágenes, altamente excitados y sintiendo placer, con un cerebro inmaduro y en construcción, confiriéndole una mayor significación a esas poderosas emociones.

 

El modelo de relaciones que nos ofrecen estos vídeos se convierte en el paradigma del dominio del hombre sobre la mujer, enseñando a menores y a jóvenes, el modo y la manera de cómo la chica debe plegarse a los deseos del varón puesto que, él, es el que manda. Ella debe someterse ya que, además de que debe hacerlo por ser mujer, en el fondo, disfruta con ello. Esta es la máxima perversión del mensaje que envían las películas pornográficas a los niños y jóvenes, que las ven muy a menudo: a los/as menores les gusta que las violen.

 

Los medios de comunicación nos informan casi a diario de agresiones dramáticas, algunas de las cuales acaban en suicidio.

Como se podrá comprender a los 6- 8-10 años, no se tienen ni las capacidades, ni habilidades cognitivas para valorar las ventajas e inconvenientes de lo que ve, porque no puede hacerlo. Su cerebro no tiene esa capacidad, ni tampoco para entender el sentido y significado de esos comportamientos, ni la percepción de realidad/irrealidad de aquello que se visiona, fuertemente excitado, en la pantalla. La maduración cerebral parece lograrse en torno a los 25-30 años.

 

El porno con diferentes dosis de violencia es el manual de instrucciones 3.0 de las primeras relaciones sexuales de muchos chicos y chicas. Las películas sexuales en su adorado smartphone constituyen un atractivo difícil de igualar para muchos jóvenes, por sus características particulares, que las hacen únicas, y que estimulan rápida y directamente, como un tiro, la parte más primaria de nuestro cerebro, inundándolo de dopamina».

 

«Enseñamos a nuestros hijos a comportarse en todos los ámbitos de su vida, excepto en la sexualidad. En lo que concierne a su educación sexual, responsable en buena parte del placer, la alegría, de sus relaciones afectivas, el bienestar o su salud futura, dejamos que lo haga el porno violento. Y eso tiene su coste afectivo, emocional y sexual. Lamentablemente un grupo importante.»

 

 Sugiero a modo educativo que los padres, madres y profesionales, valoren transmitir a sus hijos/as, de manera razonada y argumentada, que no vean pornografía porque si ellos no tienen una educación sexual integral (que es fundamental que la obtengan) en casa es un hecho que la encontraran en sus dispositivos y no solo eso sino que crecerán pensando que eso es lo que está bien.

 

 

 

Ivana Cabrera| Sexológa/ Periodista

Premios Oscar 2023: investigan posible caso de nominación fraudulenta

Riseborough ganó una sorpresiva nominación a mejor actriz por su papel en la película ‘To Leslie’ después de una campaña realizada con el boca a oreja, y muy parecida a la de los activistas sociales, que fue respaldada por celebridades como Kate Winslet, Jane Fonda, Charlize Theron, Gwyneth Paltrow, Edward Thorton, Jennifer Aniston o Amy Adams.

Leer Más >>
Resumen
Sexo: ""Niños y niñas pornográficos/as" por Ivana Cabrera
Nombre del artículo
Sexo: ""Niños y niñas pornográficos/as" por Ivana Cabrera
Descripción
Algunos estudios nos relatan que con 8 años y en algunos países hasta un poco antes, con 6 años y siendo en gran mayoría a los 16 años de edad quienes no solamente consumen, sino que ya copian este modelo pornográfico, un modelo que sigue siendo falocéntrico y coitocentrisra, mecanizado y con dosis de violencia.
Autor
Publisher Name
Desde el pie Comunidad
Publisher Logo

Deja un comentario

Abrir chat
Gracias por visitarnos